envialia » noticias envialia » EL OPTIMISMO NO ESTÁ EN VENTA

EL OPTIMISMO NO ESTÁ EN VENTA

En envialia sólo hay una cosa que no hacemos nunca: perder el tiempo. Mientras unos hablan y hablan, nosotros hacemos y hacemos. Porque sí, somos unos culos inquietos y eso nos hace imposible estar parados. Para nosotros mejorar no es un reto, es una necesidad.

En envialia estamos cargados de razones para seguir cargados de optimismo.

Así que si hay que sacar pecho… vamos a ello. Porque nada nos pone más que explicar lo que somos y lo que seremos ¡Empecemos con el Hype!

Nos carga de optimismo haber adquirido 200 nuevos terminales especiales para controlar la carga de mercancía a los vehículos que enlazan con los Centros de Servicio, consiguiendo más de 30.000 trazas diarias.

Nos carga de optimismo anunciar que hemos firmado un acuerdo para permanecer en nuestra plataforma logística de 22.000 m2 de Coslada hasta el 2030. Con una nueva y recién estrenada cinta clasificadora de más de 100 metros y con una producción de 7.000 paquetes hora, pudiendo duplicar el volumen de mercancía que movemos en la actualidad con el mismo tiempo.

Y no sólo eso. Tenemos muchos más motivos para sonreír, como saber que disponemos de 22 plataformas propias y ya hemos completado un sistema de video vigilancia adaptado a las actuales tecnologías implantadas en esta rama. Además, cabe recordar que tenemos 9 plataformas mecanizadas, con cintas clasificadores y el sorter para tener control de traza, peso y medidas.

Y, lo más importante, no podía faltar el lado humano que nos ayuda cada día a crecer, así que hemos ampliado el personal en Ventas, Marketing, Operaciones, Atención al cliente, Calidad… A más empleados, más optimismo para repartir.

En envialia también seguimos apostando por nuevas soluciones en todas las plataformas digitales (web, apps, email, y SMS) para poder dar mayor cobertura y facilidades a nuestros clientes.

Estos son algunos de los puntos de presente y futuro del proyecto envialia que nos hacen cargarnos de optimismo hasta el punto de empezar a valorar nuevas líneas de expansión a nivel internacional. Porque hay muchas cosas que se pueden comprar con dinero, pero el optimismo no es una de ellas. Así que envidiosos abstenerse, nosotros seguimos con nuestra hoja de ruta esbozando una amplia sonrisa de oreja y oreja.

¡Seguimos!